Propósitos de Año Nuevo

¿Cómo mantenerlos durante todo el año?

Nadia Vado Ocón
Coach de Vida
Instructora de Yoga y Meditación

La mayoría de las personas se sienten motivadas a emprender uno o varios cambios en su vida cuando inicia el año. Los gimnasios se llenan, las calles tienen más corredores y ciclistas, las dietas inician, nuevos hábitos tratan de surgir, pero… ¿Que sucede con el pasar del tiempo? Para muchos la motivación disminuye o acaba, esa llamita de fuego interna empieza a bajar y así esperamos un nuevo año para volver a motivarnos e iniciar nuevamente.

Lo mejor que puede suceder en este caso es que tus propósitos de año nuevo se conviertan en un hábito o estilo de vida permanente, en un patrón enraizado que ningún obstáculo pueda desvanecer durante el año.  Para crear un habito es necesario esfuerzo, determinación y motivación. Te comparto algunas recomendaciones para que esos propósitos se conviertan en una realidad permanente en el tiempo y no se diluyan en una emoción pasajera del inicio de año.

1. Proponéte propósitos realistas y alcanzables. Muchas veces nos proponemos objetivos ambiciosos que son difíciles de cumplir. Si estos no llegan a realizarse pueden desmotivarnos o hacernos sentir fracasados. Es oportuno iniciar con poco y en la medida
que avanzamos aumentar la dosis. Por ejemplo: si tu objetivo es leer todas las noches y aún no tenes el hábito de la lectura, empezá leyendo un par de minutos y poco a poco aumentá el tiempo.

2. Identificá para que deseas tus propósitos. Preguntáte siempre ¿Para qué quiero alcanzar este propósito? ¿Qué me mueve a lograrlo? Tus propósitos deberían ser importantes y acercarte a tu gran propósito de vida. Recordar ese “para que lo hago” será tu gasolina, tu motivación cada vez que te sintas desanimado.

3. Escribí tus propósitos. Escribí lo que deseas alcanzar, como y cuando lo alcanzaras. Colocá este escrito en un lugar visible para enfocarte en ello todos los días. Muchas veces, con los meses olvidamos lo que nos hemos propuesto.  Tenerlo a la vista hará que lo tengas presentes y sigas avanzando.

4. Visualiza tus propósitos. Imagina que tus propósitos están cumplidos, cerrá tus ojos y permítite sentir e imaginar al máximo todo lo que sentís como si ya los hubieras logrado. Sentílos con emoción y asumílos ya como parte de tu vida. Todas estas emociones te harán sentir motivado a continuar e ir por ellos.  Pregúntate: ¿Quién seré cuando haya alcanzado mis propósitos?

5. Analiza paso a paso el avance de tus propósitos. Analiza dónde estás, qué debes hacer o que necesitas para llegar a lograr lo que deseas. Cuando tengas identificados los pasos a seguir, dalos, quizás tendrás que ajustar ciertas cosas en el camino. Con este análisis tendrás un panorama más claro de todo lo necesario para cumplir tus propósitos.

6. Busca apoyos para alcanzar tus propósitos. Apóyate en los que te rodean, de quienes te tiendan una mano y acompañen en el camino a tus metas.  Existen ocasiones en las que es necesario buscar ayuda profesional o alguien que nos pueda aconsejar con una visión desde afuera y objetiva para continuar en el camino hacia tus propósitos.

7. Tomate el tiempo para reconocer tus avances. Toma un tiempo para apreciar los pasos que has logrado y lo que has aprendido en el camino a tus propósitos. Prémiate por esto con lo que te gusta. Si perseguir tu propósito te ha producido cansancio en el camino, date una pausa y retoma de nuevo cuando estés listo.

Disfruta el proceso para alcanzar tus propósitos. Dale la bienvenida con gratitud a todo lo que en el camino se te presente ya que todo sucede para tu evolución. ¡Adelante y muchos éxitos en todo lo que te has propuesto! ¡Feliz y bendecido año nuevo!

Contacta a la autora:

Coach Nadia Vado
www.nadiavado.com