HPB Hiperplasia Prostática Benigna, rompamos los mitos

Dra. Paola Mongalo
Médico General – 51230
Clínica Médica Mongalo
4 Generaciones

En esta edición les quiero hablar de una enfermedad que ataca a nuestros abuelitos, padres y esposos, aunque sé que las lectoras principales son mujeres eso no impide que podamos leer el artículo y compartir información con nuestra familia.

La hiperplasia prostática benigna, también llamada agrandamiento de la glándula prostática, es una afección frecuente a medida que los hombres envejecen. El agrandamiento de la glándula prostática puede provocar síntomas urinarios molestos.

Causas: Sus causas más corrientes son el envejecimiento y la presencia de andrógenos u hormonas sexuales masculinas.

Síntomas:  En las personas con agrandamiento de próstata, la gravedad de los síntomas varía, pero tienden a empeorar gradualmente con el tiempo. Algunos signos y síntomas frecuentes de la hiperplasia prostática benigna son los siguientes:

  • Necesidad de orinar frecuentemente o con urgencia
  • Aumento de la frecuencia de la orina por la noche (nicturia)
  • Dificultad para comenzar a orinar
  • Flujo de orina débil o que se detiene y vuelve a comenzar
  • Goteo después de orinar
  • Imposibilidad de vaciar la vejiga por completo

Los signos y síntomas menos frecuentes comprenden los siguientes:

  • Infección urinaria
  • Imposibilidad de orinar
  • Sangre en la orina

El tamaño de la próstata no determina necesariamente la gravedad de los síntomas. Algunos hombres con agrandamiento leve de la próstata pueden tener síntomas importantes, en tanto que otros hombres con mayor agrandamiento de la próstata pueden tener solo síntomas leves.

Tratamientos

En la actualidad existen diversas vías para tratar la enfermedad:

Medicación: Los medicamentos llamados bloqueadores alfa ayudan a relajar los músculos en la base de la vejiga y aumentan la capacidad del hombre para orinar. Aproximadamente el 70 por ciento de los hombres experimentan mejoras en sus síntomas a partir de unos días o semanas tras haber comenzado a consumir estos medicamentos. Y tenemos los fármacos que bloquean la testosterona que pueden reducir el tamaño de la próstata e incrementar el flujo de la orina. Las desventajas de este tipo de fármacos son que se pueden tardar de tres a seis meses para comenzar a actuar, y que pueden causar impotencia en aproximadamente el 4% de los hombres que lo toman.

Estudios recientes sugieren que las combinaciones de los bloqueadores alfa con los bloqueadores de testosterona pueden dar mejores resultados que los fármacos de forma separada.

Cirugía: Esta opción ofrece la mejor vía para mejorar los síntomas, pero también conlleva el mayor riesgo de sufrir complicaciones.

Los hombres usualmente no son muy animados en visitar al médico, existen muchos mitos donde consideran que el chequeo preventivo no es necesario o les da un poco de pena ya que tienen que someterse a examen físico y tacto a la hora de la consulta, pero esto es algo en el cual nosotras como esposas, madres o hijas debemos apoyar. La prevención es el éxito para el tratamiento adecuado de las enfermedades, apoyemos a nuestros familiares, leamos y tengamos conocimientos para poder compartir la verdad, insistamos que acudan a sus consultas anuales. Les doy nuevamente las gracias por leerme y recuerden seguirme en mis rede sociales, hasta la próxima edición.