Descrifrando el Dolor de Oídos en Niños

Dra. Ma. Fernanda Martínez
Pediatra
facebook 
Mi Pediatra Favorita

La infección del oído es muy común, tan así que el 80% de los niños serán diagnosticado con infección del oído antes de sus 3 años. Siendo aquellos entre los 6 a 24 meses los mas susceptibles a padecerla. La infección se acompaña de dolor intenso, fiebre en algunos casos y con llevan a complicaciones si no se trata adecuadamente. Esto, en términos médicos se conoce como otitis.

¿Qué es la otitis?

Según el área del oído afectado, la otitis puede ser externa o media. La primera, afecta de la membrana timpánica hacia afuera. Es una infección secundaria al uso de piscinas, por eso se le conoce como ¨oído del nadador¨. Es prevalente en niños mayores. La otitis media por otro lado, es la infección del área interna del oído y es la más común. Por ende, nos enfocaremos más en esta.

¿Cómo se produce?

La otitis media se presenta como complicación de una infección de la vía respiratoria superior. Oído, nariz y garganta están comunicados, durante una infección respiratoria superior, ejemplo un catarro, los gérmenes de la nariz y garganta por medio de un tubo llamado trompa de Eustaquio, llegan al oído medio. Por consiguiente, causan inflamación, producción de moco y obstrucción del oído medio para posteriormente causar la infección.

¿Por qué es tan frecuente en niños?

En los niños el tubito (trompa de Eustaquio) que comunica al oído con nariz y garganta, es más corto, angosto y recto que en el adulto. Estas diferencias en la anatomía predisponen a la acumulación de líquido y gérmenes en el oído medio. Además, el niño menor de 3 años aún posee un sistema de defensa inmaduro. Por ende, es más difícil para ellos combatir infecciones.

¿Qué síntomas esperar?

En muchos casos los niños aun no logran comunicar que sienten. Entonces ¿Cómo sospechar si se trata de una infección el oído? Primero, que haya pasado por una enfermedad respiratoria reciente es un antecedente importante. También la fiebre es un síntoma cardinal y usualmente es por arriba de 38.5 ° C. Una infección de oído causa mucho dolor, los torna irritables y lloran más de lo normal. El dolor usualmente los despierta por las noches o cuando están dormidos. Esto sucede pues al acostarse aumenta la presión en el oído medio. En ocasiones, se pueden tocar o jalar los oídos. Debemos de tener cuidado con este último, pues por sí solo no es un signo fidedigno. Si presenta secreción fétida proveniente del oído, es un signo que no se debe dejar pasar por alto. Otros síntomas menos específicos pero que también pueden estar presentes son: poco apetito, dificultad para dormir, diarrea o vómitos.

¿Qué complicaciones tiene la otitis media?

A pesar que la tasa de complicaciones es baja, cuando se presentan, son serias. De las más comunes es que la infección pase huesos del cráneo situado atrás del oído. Otra, especialmente tras otitis a repetición, es sordera. La sordera a la vez dificultara el aprendizaje y el desarrollo en el lenguaje en el niño. Se pueden presentar alteración del equilibrio, meningitis, entre otras.

Si su hijo presenta estos síntomas o usted sospecha de infección en el oído, no dejen de consultar con su médico. De esta manera, se podrá llegar a un diagnóstico, plantear el tratamiento, orientar sobre su seguimiento y descartar complicaciones.

Dra. Ma. Fernanda Martínez
Pediatra

Clínica Pediátrica Fontana
facebook Mi Pediatra Favorita