La empatía en los niños

Lic. Daniela Bernheim Pasos
Psicóloga especialista en niñez, Adolescentes y Dinámica Familiar

La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro, de entenderle y llegar a saber cómo se siente e incluso saber lo que puede estar pensando. La empatía se educa por lo tanto es fundamental enseñarla, reforzarla y ponerla en práctica para relacionarnos con los demás.

Los adultos debemos de tener en cuenta que es necesario que los niños necesitan aprender y entender que todas las personas tienen sentimientos y emociones y la forma de empezar a comprenderlas es estando en contacto con nuestras propias emociones.

Es importante reforzar la empatía en los niños porque les ayuda a:

  • Comprenderse mejor a ellos mismos y a los demás.
  • Favorece el desarrollo y la adaptación emocional, ya que aprenden a no centrarse en ellos mismos sino también tener percepción de lo que ocurre al exterior.
  • Los niños empáticos se relacionan mejor con las demás personas.
  • Es un aspecto fundamental dentro de las habilidades sociales.
  • Les permite actuar siempre pensando en los demás.

¿De qué manera se refuerza la empatía?

Los padres deben de tener en cuenta que cada vez que pasa un evento negativo alrededor por ejemplo: cuando nuestro hijo le pega a alguien, este puede ser un buen momento para reforzarla teniendo como base estas tres preguntas:

  • ¿Cómo crees que se siente el amigo al que has perjudicado?
  • ¿Cómo te sentirías vos si te lo hubiera hecho él?
  • ¿Qué podes hacer para solucionarlo?

Con estas tres simples preguntas se estimula la educación empática en nuestros niños, partiendo de los acontecimientos dentro de la sociabilidad.

Si los padres consiguen que sus hijos comprendan la importancia de ser empáticos, habrán entendido una de las partes más fundamentales de las relaciones sociales.

Todos debemos de tener en cuenta que en la infancia es muy habitual que los niños se peleen por los juguetes o por cualquier otro motivo en el que ellos se creen los únicos protagonistas, ya que piensan que el mundo gira alrededor de ellos. De esta manera cuando la empatía entra en sus vidas, podrán entender los sentimientos de los demás y aprenderán a comportarse de forma que no tengan que hacer daño a otras personas.