Déficit de Atención

Lic. Daniela Bernheim Pasos
Psicóloga Especialista en Niñez
Adolescentes y Dinámica Familiar

Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico que sus manifestaciones se originan en la edad infantil que implica un déficit (falta) de atención, y que en muchas ocasiones está asociado a problemas de aprendizajes (dificultades con las letras o números) o conductuales.

¿A qué edad se puede diagnosticar?

Puede existir la sospecha clínica en niños desde los 3-4 años sin embargo se requiere haber superado los 6 años para dar un diagnostico formal. El TDA (trastorno de déficit de atención) también se reconoce cuando el niño inicia la etapa escolar coincidiendo con dificultades en el rendimiento escolar y la presentación de disfunciones sociales, sin embargo, a veces los niños tienden a poseer conductas inmaduras que se pueden confundir con dicho trastorno.

¿Cuáles son los síntomas?

Los niños que padecen de un déficit de atención se caracterizan por:

  • Tiene dificultad para mantener la atención durante un tiempo prolongado.
  • No presta atención a los detalles.
  • Presenta dificultades para finalizar tareas.
  • Le cuesta escuchar, seguir órdenes e instrucciones.
  • Es desorganizado en sus tareas y actividades.
  • Suele perder u olvidar objetos.
  • Se distrae con facilidad.
  • No concluye lo que empieza.
  • Evita las actividades que requieren un nivel de atención sostenido.
  • Cambia frecuentemente de conversación.
  • Presenta dificultades para seguir las normas o detalles de los juegos.

¿Cómo se diagnostica?

Decidir si un niño tiene trastorno por déficit de atención es un asunto de varios pasos. No hay un único examen para diagnosticar el TDA y hay muchos otros problemas, como la
ansiedad, la depresión y ciertos tipos de trastornos del aprendizaje, que pueden presentar síntomas similares.

Si le preocupa que un niño pueda tener TDA, el primer paso es buscar a un profesional de la salud mental psicólogo, psiquiatra o neurólogo con la especialidad en niños. Es un proceso que conlleva exploraciones neurológicas, pedagógicas, conductuales y emocionales a través de un plan de evaluación formal.

¿Cuáles son los tratamientos?

El tratamiento del TDA en niños se realiza de manera individualizada en función de las características del niño y su familia. El tratamiento tiene por objetivo mejorar los síntomas y reducir la aparición de otros trastornos asociados, ya que por el momento no existe una cura para el TDA.

Los tratamientos varían en dependencia del deterioro que el trastorno ha causado en los ámbitos: sociales, familiar, conductual, pedagógico y emocional. En la mayoría los casos se recomienda el tratamiento combinado, que incluye tratamiento psicológico conductual e intervención psicopedagógica. En ciertos casos se necesita de ayuda farmacológica, sin embargo hay que agotar todas las alternativas previas antes de llegar a esa decisión.

Este trastorno debe ser trabajado tanto en el niño con TDA como con su familia, es importante que todos los implicados en la crianza sepan y manejen las características para poder desenvolverse en un ambiente saludable y armónico.