Precauciones Durante Vacaciones

La semana santa está aquí y es la oportunidad que muchos padres aprovechamos para salir a la playa por un bloque de tiempo extenso con nuestros hijos, algunos hacemos viajes, pero la gran mayoría aprovechamos para “descansar” con nuestros hijos, pongo entre comillas descansar por que cuando tenemos niños pequeños no siempre se puede descansar, pero al menos salimos de nuestra rutina y dejamos a un lado el horario laboral y el corre corre cotidiano.

Ya que nos estamos alistando para este período de vacaciones, es importante que tomemos ciertas precauciones.

Primero: en nuestras maletas siempre que viajemos o salgamos con niños, debemos llevar nuestro botiquín de emergencias, este debe contener algo para los golpes, algo para las heridas, algo para la fiebre, algo para detener hemorragias, algo para la diarrea, algo para las alergias (cutáneas y respiratorias), para el vómito y si tenemos niños pequeños, es bueno llevar un poco de suero por si acaso. Nuestro botiquín no debe ser confundido con el cajón de las medicinas, el botiquín de primeros auxilios es eso, una cajita a la que recurrimos en caso de una emergencia, y cuando estamos fuera y no tenemos acceso al doctor de forma inmediata con mayor razón debemos de tenerlo a mano. Todos los adultos deben de saber donde está y qué contiene y por supuesto cómo usarlo. Si algún miembro de la familia es particularmente alérgico a algo debemos de identificar bien donde tenemos sus medicinas y estar bien claros de su aplicación y repito, todos los adultos deberían de conocer sobre esto.

Segundo: si hay niños pequeños, nunca dejarlos desatendidos, ¿sabían que un niño de un año puede ahogarse en una piscina que tiene una pulgada de agua? o que ¿un niño de menos de año y medio o menos puede ahogarse con la arena si cae sobre esta y un adulto no lo esta supervisando? Los niño tanto como los adultos podemos meternos en problemas en un segundo, sin pensarlo, la diferencia es que el niño tiene menos herramientas para salir de esos problemas, además los niños pequeños están mas expuestos a estar en peligro que un adulto en circunstancias normales, es por eso que los niños siempre deben de estar acompañados de un adulto responsable, el cual debe de estar supervisando de forma consiente a los menores.

Tercero: si van a una casa que no conocen, identifiquen las salidas, las zonas de riesgo, los lugares de posibles peligros según las edades de los niños, y si llevan ayuda indíquenle a sus ayudantes sobre estos hallazgos y las medidas de seguridad. No se trata de ser paranoicos, se trata de ser precavidos. (revisen cocinas, duchas, tomas eléctricas) Este es un ejercicio que les tomará máximo 15 minutos y luego podrán iniciar sus vacaciones tranquilos.

Cuarto: cuando uno viaja con niños es bueno tener claro donde está el hospital más cercano, bien lo dijo una vez la Dra. María Alejandra Montealegre en su curso de primeros auxilios pediátricos: “el mejor hospital es el más cercano”, se que todos queremos lo mejor para nuestros hijos, pero en una situación de vida o muerte la vida es primero, y la distancia hace la diferencia.

Quinto: lleven los teléfonos de dos doctores, las probabilidades son altas de que sus doctores también estén en la playa, entonces podría ser que no siempre puedan contestar, lleven dos contactos así en caso de emergencia tienen dos opciones.

Recuerden mantener la calma ante toda situación, por que deben transmitirle seguridad a sus hijos y por que uno actúa mejor y más acertado cuando está en calma. Recuerden que los cursos de primeros auxilios cuando se tienen hijos es mejor el estilo pediátricos y que estos son una inversión en su seguridad y la de su familia.

Les deseo unas felices vacaciones y recuerden llevar muchos juegos de grupo para aprovechar las vacaciones en familia!