El síndrome del corazón roto

El síndrome una afección cardíaca temporaria que proviene de un estrés físico o emocional intenso, como la pérdida de un ser querido o una fuerte discusión, este incidente puede rompernos literalmente el corazón clínicamente llamado como cardiomiopatía de Takotsubo o socialmente conocido como el «síndrome del corazón roto». Esta afección también puede ser provocada por una enfermedad física grave o una cirugía. Las personas con síndrome del corazón roto pueden tener dolor repentino en el pecho o pensar que tienen un ataque cardíaco.

En el síndrome del corazón roto presenta síntomas similares a los de un ataque cardíaco, como dolor en el pecho y dificultad para respirar. Pero normalmente es temporal, no deja secuelas, y no afecta a las arterias coronarias como un infarto, sino al músculo cardíaco, a la vez también induce a una alteración temporaria del funcionamiento de bombeo normal del corazón en una de las áreas de este. El resto del corazón funciona normalmente o incluso con contracciones más fuertes.

El síndrome del corazón roto puede ser causado por una reacción del corazón a un estallido de hormonas del estrés y es más habitual en mujeres, en especial si ya han pasado la menopausia. Los síntomas del síndrome del corazón roto son tratables y la afección normalmente puede revertirse sola en días o semanas.

Se estima que entre un 1 y un 2% de los sujetos diagnosticados de un ataque cardíaco sufren en realidad este síndrome. Los expertos tratan de entender el proceso de la enfermedad para ayudar a desarrollar tratamientos más efectivos y estrategias a corto y largo plazo. Entre otras cosas, se ha descubierto que, a diferencia de los ataques cardíacos, que suelen ocurrir en invierno, el síndrome del corazón roto suele darse en los meses más calientes del año.

¿Pero qué lo provoca? Según un estudio publicado a mediados de 2009 en la revista American Journal of Cardiology, el trastorno parece deberse a un aumento desmesurado en el nivel de hormonas relacionadas al estrés (catecolaminas), como la adrenalina que, a dosis muy altas, tienen un efecto tóxico sobre el corazón. De hecho, síntomas similares a los que tienen estos enfermos se han descrito en pacientes que han sufrido sobredosis accidentales de adrenalina, las arterias no se obstruyen, sino que es el músculo cardíaco el que se resiente y debilita, hasta el punto de que el ventrículo izquierdo adquiere una forma cónica.

Con estos síntomas en la mano, cuando alguien le diga que ha sufrido «un susto de muerte o una notica que casi me mata» o que la novia le ha «partido el corazón», puede que la frase sea de lo mas literal.

Candidata ideal para el síndrome Mujer, postmenopáusica y sana

El paciente estándar sería una mujer postmenopáusica de entre 60 y 75 años, con pocos o ningún factor de riesgo cardiovascular (es decir, no fumadora, con colesterol, tensión y azúcar normales) y que sufre un episodio de gran estrés (psíquico o físico). Los estreses psicológicos más frecuentemente asociados a este cuadro son la muerte de un familiar, el diagnóstico de una enfermedad grave, los cada vez más frecuentes problemas económicos (incluyendo la pérdida del empleo y las pérdidas relacionadas con el juego), el miedo (robo a mano armada, hablar en público), la ira (discusiones con el cónyuge), los conflictos en las relaciones matrimoniales (separaciones, divorcios), se desconoce por qué es tan frecuente entre las mujeres. Pero, por suerte, se recuperan completamente en 3 o 4 días y no sufren ningún tipo de secuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *